Skip to content

Lost Canvas 209

23 diciembre, 2010

Lost Canvas 209. “Kairos”

Después del despropósito que fue la pelea de Regulus de Leo vs Radamanthys en versión mejorada, se necesitaba una lucha en condiciones en esta serie que nos hiciese olvidar el mal trago vivido, así que agradezco el combate que está ocurriendo actualmente. Ya próximos al final del recorrido por los templos celestiales, Yōma ataca a Shion al tener una visión del futuro en el que éste se convertirá en Patriarca y le dará la armadura de Pegaso a Seiya, la futura reencarnación de Tenma, y que como él tiene el potencial de poder asesinar a los dioses. Tenma acude en rescate de Shion, pero el ansiado combate entre padre e hijo se ve suspendido al llegar de improviso (desde la dimensión a la que había sido enviado) Aspros de Géminis, con ganas de repartir candela y darle su merecido a Yōma, el espectro responsable de su propio drama familiar.

De esta manera, ha comenzado la lucha entre dos de los personajes más poderosos de la serie e interesantes tanto para los fans como desde un punto de vista psicológico. Yōma, muy seguro de su victoria y sin dejar de hacer comentarios burlones y maliciosos; y Aspros, aún más prepotente y egocéntrico que cualquier otro Géminis. Los poderes de Yōma son verdaderamente terribles, ya que es capaz de hacer retroceder el reloj biológico de su enemigo hasta el momento en que no ha nacido, pero algo así resulta inefectivo contra alguien como Aspros, que ya había muerto hacía 2 años y sólo se mantenía en pie gracias al dios Hades. Ahora Aspros combate con un sapuri, la armadura propia de los espectros, y con su ataque Galaxian Explotion destroza a Yōma, ante la sorpresa de todos los lectores, que esperábamos más del personaje. ¡Y es entonces cuando Shiori suelta la bomba! Yōma ha resistido a duras penas el ataque de Aspros, pero ya no es sólo Yōma. Por fin, el espectro más misterioso y menos canon jamás imaginado revela su identidad… es la reencarnación de un dios olvidado, Kairos, el hermano menor de Cronos y también señor del tiempo.

 

La armadura de Géminis (el espíritu de Defteros) acude en auxilio de Aspros

Yōma-Kairos comienza a perder enteros por momentos al cambiar su halo de misterio burlón y caótico por una imagen de hermano menor rencoroso, que ha decidido vengarse de Cronos a toda costa, aprovechándose al máximo de esta Guerra Santa para conseguir un trampolín con el que asesinar a su hermano mayor (por medio de Tenma), y ya de paso a todos los dioses del Olimpo. El complejo de inferioridad de Kairos resta todos los encantos que alguna vez pudo tener Yōma, y personalmente, me dan más ganas de que Aspros barra el suelo con él. Pero por más que Kairos haya sido obligado a mantener un cuerpo humano, sigue siendo un dios a fin de cuentas y sus poderes son superiores incluso a los del Caballero de Géminis. Aspros es gravemente herido, pero tiene el tiempo suficiente como para lanzar su célebre ataque Genrō Maō Ken (el Satán Imperial de la versión en castellano), con el que maneja la mente de Kairos y le hace revelar que puede morir como un mortal más, debido a la maldición de Cronos. Kairos comienza a ponerse nervioso (por fin las cosas se salen de sus planes!), y Aspros toma ventaja decidido a acabar por siempre con su amenaza sellándole en el mismo objeto que al resto de los Espectros del ejército de Hades: el rosario que fue creado con el cosmos de Asmita de Virgo.

Ante la rabiosa y preocupada mirada de Kairos, Aspros saca de vete tú a saber dónde el rosario de Asmita, que ya tiene color oscuro en prácticamente la totalidad de sus 108 cuentas. Con él (uhm… me encanta todo lo relacionado con el Caballero de Virgo) se propone destruir a Kairos, y es probable que lo consiga. Aunque no sé muy bien qué será de Aspros después de todo esto, me imagino que acabará sacrificándose para que todo salga bien, ya que a fin de cuentas ya está muerto… menudo lío! Por cierto, que me ha gustado el detalle de ver que en el rosario de Asmita sólo se distinguen tres cuentas aún de color claro, lo que significa que sólo restan tres espectros supervivientes y que los otros 105 ya han muerto en la Guerra Santa. Los cálculos cuadran a la perfección, ya que esos tres no son otros que Yōma de Mefistófeles, Cheshire de Cait Sith y el guardián del último templo, Neptuno (que tiene todas las papeletas de ser Tokusa de Hanuman, el hermano de Yuzuriha de Grulla). Así que por fin todo este conflicto se decanta en favor de Atenea y anuncia lo próxima que se encuentra la lucha final de Tenma y Sasha vs Alone.

Valoración personal: 8,5 sobre 10.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: