Skip to content

De cena en cena…

21 diciembre, 2010

¡Hola!

Aunque llevamos varias semanas bombardeados por todo tipo de anuncios y las luces adornan las calles principales de las ciudades desde hace algún tiempo, es ahora cuando realmente tenemos las Navidades a la vuelta de la esquina. Personalmente, no tengo un espíritu navideño que se diga, sino más bien al contrario. Detesto las multitudes y las colas en los establecimientos (¿y quién no?) así que ir a comprar, aunque no sean regalos, se convierte en una auténtica tortura. Mi abuela tiene razón en que comer hasta hincharnos y gastarnos una barbaridad de dinero en cosas que no nos hacen falta no concuerda con celebrar el nacimiento hace dos milenios de un niño pobre en un pesebre, pero también ella acaba apuntándose al carro. No voy a criticar en este post el consumismo de la sociedad ni esa famosa crisis de valores que siempre se nos achaca a las generaciones más jóvenes… simplemente, digo que todas este jaleo que se monta a mí no me hace mucha gracia, me fatiga y además hace que gane algunos kilos a base de turrón y chocolate :3

Si hay algo que puedo decir que de verdad me gusta de estas fiestas es la oportunidad que tenemos siempre de reunirnos, aunque sea una vez al año. No por celebrar algo en especial, sino sólo por el simple hecho de estar juntos. Eso es lo único que me gusta, y por eso puedo aguantar aglomeraciones, acoso publicitario, engorde extra, felicitaciones vacías y regalos a los que rara vez suelo dar provecho. Quizás sea porque en el fondo soy una persona muy familiar, es posible, pero si con algo disfruto es con una agradable reunión en la que nos pongamos todos al corriente de cómo nos ha tratado la vida y recordar otros tiempos. En realidad, yo también me dejo arrastrar por este arrebato consumista, ya que una reunión del estilo que yo sugiero se podría realizar en cualquier momento del año, no necesariamente en las dos últimas semanas de diciembre. Pero bueno, supongo que son normas no escritas y que siempre es más fácil convocar a la gente que anda más perdida por estas fechas que en otro momento.

De esta forma, no sólo soy de los primeros en subirme al carro de alguna comida o cena navideña, sino que de hecho acabo organizando una o dos… ugh, reconozco que es un gasto importante de dinero, pero es entonces cuando entra en juego uno de los refranes más socorridos por mí: “una vez al año, no hace daño!”. Y así pasa siempre, que la cuesta de enero empieza para mí a las alturas del 20 de diciembre. Este año es especialmente prometedor, por decirlo de alguna forma: tres cenas y una comida de Navidad, creo que he marcado mi récord. El gasto no lo he calculado, pero prefiero no pensar en ello directamente… Lo importante para mí no será comer estos días, aunque acabe hinchándome, sino disfrutar de la compañía de seres queridos a los que no suelo ver cada dos por tres, o afianzar nuevas relaciones, o incluso volver a reunir a un grupo después de siglos sin tener noticias el uno del otro.

En fin, esta es mi forma de disfrutar las Navidades… Si queréis, podéis escribir cuál es la vuestra, siempre será agradable leer las opiniones de los demás.

Un saludo!

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: