Skip to content

Biblioteca: Margaret Weis & Tracy Hickman — El Triunfo (La Espada de Joram III)

2 diciembre, 2010

FICHA DEL LIBRO.

Título: La Espada de Joram. Volumen 3: el Triunfo.

Autores: Margaret Weis & Tracy Hickman.

Título original: Triumph of the Darksword.

Fecha de publicación: 1988 (US) / 1989 (ES).

Género: Fantasía, Ciencia-ficción, Aventuras.

Sinopsis: apenas ha pasado un año desde que Saryon fue convertido en una estatua Vigilante y Joram partió al Más Allá acompañado de Gwendolyn cuando la temida profecía parece estar a punto de cumplirse. En las Tierras de la Frontera se ha desatado una tempestad como nunca antes había ocurrido y, tal y como se pronosticó milenios atrás, un muerto en vida que partió a la muerte, ha regresado a la vida: ¡Joram ha retornado a Thimhallan! Por medio de la Espada Arcana, Joram devuelve a Saryon a la normalidad y le revela que, tras las brumas del Más Allá, existe un mundo donde no hay Vida (magia) y el tiempo transcurre diez veces más rápido. Allí, un mago desterrado llamado Menju ha estado maquinando durante décadas su venganza, y ha convencido a los dirigentes de aquel extraño mundo de que emprendan la conquista de Thimhallan, ahora que Joram ha roto todas las barreras entre ambos lugares.

La invasión de las fuerzas del Más Allá no puede llegar en peor momento para el mágico mundo de Thimhallan. Los magos se encuentran inmersos en las ceremonias previas a la guerra entre las naciones de Merilon y Sharakan, e ignoran todas las señales hasta que es demasiado tarde y el enemigo de presenta en el campo de batalla y provoca el caos. Sólo la providencial intervención de Joram y la Espada Arcana evita una masacre, de tal forma que acaba siendo reconocido como el legítimo Emperador de Merilon y se le encarga dirigir junto a Garald de Sharakan la defensa conjunta de Thimhallan. No obstante, no todo es unidad: el Patriarca Vanya quiere la perdición de Joram a toda costa, y el propio Joram está más preocupado por la salud mental de su esposa Gwen que por el devenir de las luchas… sin olvidar que Simkin tiene también sus propias ambiciones y que no debe ser tomado a la ligera.

Portada de la edición original de “El Triunfo”

Opinión personal: Atención ¡¡SPOILERS!!

Después del final de La Profecía, comencé a leer El Triunfo con ansia, pese a que la amiga que me dejó el libro me comentó que, por lo general, las obras de Weis y Hickman acababan flaqueando en los últimos volúmenes de sus trilogías. De hecho, éste fue el caso, tal es así que me dejó un sabor muy agridulce la historia, como si hubiese podido llegar mucho más lejos y acabase desinflándose a las pocas páginas de haber empezado el libro. Me alegró mucho que Saryon recuperase la normalidad (menos sus dedos), pero no me gustó nada que se convirtiese en un secundario más en lo que quedaba del libro, después de haber llevado tanto peso en la historia. Tampoco me gustó el papel de Joram en todo lo relacionado con la invasión de las criaturas del Más Allá… primero dice haberles ayudado en su mundo y después les combate, aunque a la vez busca venganza y el futuro de Thimhallan le preocupa bastante poco en comparación con el bienestar de Saryon y de Gwen.

En realidad, en El Triunfo todos los personajes que habían estado acompañando a Joram retroceden uno o dos planos y se convierten en simples sombras que van pasando. Mosiah merecía un trato mejor al que se le da en el libro, y lo mismo digo del Patriarca Vanya, que comenzó la trilogía siendo un terrible enemigo y acabó convirtiéndose en un malo de folletín. Por el contrario, Garald cobra una mayor seriedad al convertirse en el “personaje blanco” por excelencia, prototipo de hombre justo, majestuoso, magnánimo y valiente. Gwen también gana mucho como personaje al cambiar bruscamente de personalidad: el viaje al Más Allá la ha trastornado por completo y ahora sólo se comunica con los muertos, tal y como hacían los antiguos Nigromantes. Este triste hecho da un halo de amor imposible del de Joram y Gwen que queda bastante bien, y las escenas en las que aparece la antigua alegre jovencita están cargadas de emotividad y son de las que más me gustan del libro. Del enemigo del libro, Menju el Hechicero, no tengo gran cosa que decir… es un antagonista tan plano como lo fue Blachloch en La Forja.

Mención aparte merece el personaje de Simkin. Su naturaleza alegre y caótica da un giro en el libro al aparecer los ejércitos del Más Allá y, sorprendiendo incluso a Joram, bajo su fachada de colores y estrambóticas anécdotas, decide traicionar a su amigo con la esperanza de poder viajar a ese universo donde no existe la magia. Contra todo pronóstico, esto le acaba ocasionando la muerte, de una forma totalmente inesperada y que deja al lector a cuadros, ya que en toda la trilogía no se llega a decir nunca a las claras qué o quién era exactamente Simkin. Lo más probable es que él fuese la personificación misma de la Magia de Thimhallan, pero en cualquier caso su fin fue bastante desangelado, al igual que todo el libro en sí… después de una batalla enormemente larga en la que se incorporan elementos de ciencia-ficción (algo curioso pero que no queda del todo mal), no se narra la destrucción de Merilon y toda la aventura de Joram, Saryon y Gwen en el Manantial, con destrucción del mundo incluida, se hace incluso insípida.

El final a mí realmente me decepcionó: la magia se dispersa por todo el Universo, y los habitantes de Thimhallan pierden sus poderes y acaban siendo deportados al Más Allá en las naves espaciales de los invasores. El propio mundo de Thimhallan se ha vuelto inhabitable por las tempestades, pero esto no evita que Joram y Gwen decidan quedarse, en compañía de los muertos, mientras que la última nave parte con Saryon, el único que comprende el sacrificio de Joram y le defiende ante el odio de los demás magos. Como es evidente, en este momento los autores no habían planeado el cuarto libro que fue presentado diez años después a modo de epílogo, y que creo que sobra. Aunque algo gris, este final es el final original, y no se deben reescribir las historias. En pocas palabras, y para concluir, mi amiga tenía razón. La historia comienza lenta pero interesante en el primer libro, en el segundo llega al clímax y hace alabar el talento de los escritores y en el tercero parece ocurrir algo extraño y las cosas empiezan a disgustarte hasta que llegas a un final que sabe a poco y es injusto con los personajes.

De todas formas, sigo recomendando el libro. Por muy negativa que pueda parecer mi valoración, recuerdo con mucho cariño la lectura, y de hecho lo he vuelto a releer y sigo pensando que La Espada de Joram es, por su innovación, una saga fantástica que merece la pena conocer.

Valoración personal: 7 sobre 10 (NT)

  • Planteamiento: 7,5
  • Desarrollo de la trama: 6,5
  • Personajes: 7
    • Joram: 7
    • Saryon: 8
    • Simkin: 7
    • Gwendolyn: 7,5
    • Garald: 7,5
    • Menju: 4
    • Vanya: 6,5
  • A favor:
    • ¡Saryon regresa!
    • Las civilizadas y pintorescas ceremonias de la guerra.
    • Añadir elementos de ciencia-ficción en un mundo de magia.
    • Aunque sorprendente, el cambio de Gwendolyn y sus poderes de Nigromante.
  • En contra:
    • No se explica por qué habían nacido más niños Muertos después de Joram (epic fail).
    • Desaprovecho total del Emperador (el padre de Joram) y del Príncipe Lauryen.
    • No se aprovecha tanto como debiera el mundo de Thimhallan.
    • Los enemigos no inspiran nada de respeto.
    • La historia se desinfla conforme pasan las páginas.
    • ¡¡El final!! A fin de cuentas, la profecía se acabó cumpliendo…
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: