Skip to content

¿Qué ha pasado en…? – Bleach (I)

1 diciembre, 2010
tags:

Dado que durante mi ausencia se han producido bastantes avances en los manga que sigo, he pensado que sería una mejor idea poner el blog al día y hacer un breve resumen de lo que ha progresado la trama en cada uno de ellos antes de empezar a comentar los capítulos semanales como si tal cosa. Además, han sucedido tantas y tantas cosas que me gustaría decir que no puedo resistirme a hacer antes algunos posts sobre eso. Por de pronto, tengo en mente hacer dos entradas de este tipo acerca de Bleach y una del Lost Canvas, aunque es probable que se sume también Naruto.

Aunque parezca mentira, sobre todo debido a la lentitud con la que ha avanzado el argumento en los últimos meses (mejor dicho, años), Bleach ha dado un buen acelerón este verano y lo que ha ocurrido ha sido muy comentado en un gran número de foros. Tanto es así que, temiendo hacer un post demasiado largo, he preferido dividirlo en dos de acuerdo también con el cambio en la temática que ha experimentado la serie (un reboot en toda regla). Así que ahí va…

Bleach 410 – 423.

Si recordamos dónde dejamos Bleach antes del parón veraniego, nos encontramos con el festival de capítulos llamados todos ellos Deicide, en el que se planteaba de una forma insufriblemente lenta la que iba a ser la pelea culmen de la saga y de la serie entera: el protagonista contra el principal antagonista. Pero siempre tenían que interponerse personajes de por medio… primero el trío fabuloso de Isshin, Urahara y Yoruichi, después Gin mostrando bankai y manteniendo entretenido a Ichigo, más tarde los amigos de Ichigo en Karakura Town (Don Kanonji incluido ¬¬). Entre unas cosas y otras, parecía que el combate final no iba a llegar a suceder nunca. Además, Tite Kubo le daba a todo un ritmo terriblemente lento, que aunque lograba mantener la intriga para la semana siguiente a largo plazo acababa cansando con tantas apariciones a final de capítulo y pocos avances en la trama. Cuando Matsumoto apareció en la verdadera ciudad de Karakura, dispuesta a pararle los pies a Gin, después de tanto marear la perdiz ningún seguidor de la serie se llegó a creer que el ex Capitán de la 3ª División matase a la pechugona por excelencia, por muchas señales que pareciese haber al respecto. ¿Un bueno muriéndose? ¡Imposible! Y de hecho, no nos equivocábamos.

Justo después de la (breve) intervención de Matsumoto comienzan las sorpresas, una detrás de otra y a ritmo trepidante. Aunque muchos lo sospechábamos, no esperábamos que la traición de Gin al mismísimo Aizen-sama se produjese en ese momento, atacándole de improviso, desvelando la verdadera naturaleza de su bankai e infringiéndole más daño que ningún otro personaje hasta el momento. De hecho, y de no saber que Aizen acabaría siendo derrotado por Ichigo, como debe ocurrir en cualquier historia, me hubiese creído que Gin había resultado vencedor… ¡pero no! Aizen-sama demostró ser auténticamente inmortal al tener la piedrecita incrustada en el pecho, y lució una nueva (y estéticamente cuestionable) transformación, con alitas alrededor que le daban un aire a mariposa-polilla gigante que echaba para atrás. Y no sólo eso. Como es lógico, Aizen no iba a pasar por alto la traición de su mano derecha, aunque afirmase que la veía venir (a éste hombre no se le escapa nada!), y se la hizo pagar hiriéndole seriamente y muy probablemente asesinándole… Lo que produjo una auténtica rage en el fandom. Ciertamente, la escena fue emotiva, con Matsumoto acudiendo en auxilio de Gin y tirando más dardos en su posible relación romántica, pero el intento de hacer bueno a Gin, personalmente no me convenció… por muy bueno que fuese y por mucho que quisiera proteger a Matsumoto, su actitud ha sido abiertamente malévola con personajes como Rukia, Hinamori, Hitsugaya o Hiyori.

 

Aizen "castiga" a Gin

Después de un nuevo power-up -y ya van tres- de Aizen, llegaba el momento de que Ichigo recuperase su posición de protagonista, luciendo también nuevo look y dando a todo el mundo una enorme sorpresa al demostrar que, ciertamente, su entrenamiento en el dangai había surtido efecto más allá de todo lo previsto: como si cualquier cosa, da una señora paliza a Aizen, quien no es capaz de comprender qué es lo que está ocurriendo. Pero Aizen sigue siendo un crack, y para demostrarlo enseña una nueva transformación (!!), ésta mucho más fea y espectacular que el mariposón, pero carente de todo el estilo y personalidad del personaje. Un auténtico Aizen-hollow espantoso que cumple a la perfección su papel de inspirar rechazo y deseos de que Ichigo acabe con él. ¡Quién me iba a decir que querría que Aizen perdiera! Pero debéis comprenderme, al verle de esa forma me di cuenta de que el personaje ya había cambiado demasiado y no era aquel antagonista que tanto me había gustado. En resumen, que aprobé e incluso aplaudí que Ichigo pusiese desde el principio toda la carne en el asador y, con la sorprendente técnica final Mugetsu (el renombrado Getsuga final), logró poner contra las cuerdas a Aizen-sama.

La batalla final había acabado, de una forma rápida pero satisfactoria para unos seguidores que ya nos encontrábamos algo cansados de peleas y peleas en la serie. El hecho de que Ichigo perdiese definitivamente sus poderes de Shinigami era un punto más a favor, ya que añadía un elemento sorpresa y muchas dudas acerca del futuro a corto plazo de la serie. Pero lo que me pareció más sorprendente fue que Aizen sobreviviese a ese ataque y que tuviese que aparecer Urahara y quitarle la gloria a Ichigo sellando a su archienemigo ahora que éste se encontraba debilitado. El final de la Saga Arrancar (que comenzó en aquel lejano tomo 21 y ha acabado en el 48) es agridulce: los Vizard son curados pero su destino no es aclarado, todos los buenos sobreviven (ugh, hasta Yamamoto y Hinamori), Gin parece haber muerto, Byakuya y Kenpachi derrotan off-screen a Yammy (bien! me alegro de que haya pasado sin pena ni gloria, menudo asco de personaje), Ichigo pierde sus poderes y se ve obligado a despedirse de Rukia en una conmovedora escena… y Aizen sigue con vida, condenado por la nueva Cámara de los 46 durante 20.000 años en prisión. Personalmente, creo que es ridículo que le pongan esa condena: si, como dicen, Aizen se ha vuelto inmortal… ¿por qué no cadena perpetua? Aunque 20.000 años sean muuuchos años, ¿qué pasará cuando se cumplan? ¿Dejarán suelto a un ser tan increíblemente peligroso como Aizen?

Acabo este post hablando aún más de Aizen, que se ha reconocido como el protagonista absoluto de todos los Deicide y que parece haber finalizado su actuación como el gran enemigo de Bleach. Considero que Kubo ha hecho algo tremendamente acertado al no haber asesinado a su antagonista principal, aunque su papel se haya dado por concluido y se haya abierto el camino hacia un enemigo enemigo (¿algo relacionado con el Rey?). Ha sido algo genial por su parte… por muy fuertes que sean los posteriores adversarios de Ichigo y cia, Aizen siempre será el malo de Bleach, de la misma forma que Frieza u Orochimaru lo han sido de Dragon Ball y Naruto, y los demás no han acabado de tener tantos adeptos y han acabado pareciendo al fandom planos y sin carisma. Por ello… ¡que viva Aizen! Mientras esté vivo, hay esperanza de que vuelva a aparecer y siga haciendo gala de su personalidad, ahora que la ha recuperado (menos mal que se fueron al garete todas esas transformaciones extra).

 

Aizen recupera todo su estilo y personalidad al ser hecho prisionero

Puntos a favor.

  • Fin de la Saga Arrancar, demasiado larga y llena de combates con poco argumento.
  • Ichigo se toma un descanso en sus labores de Shinigami al perder sus poderes, dando un respiro a la serie y dejando la puerta a una posible recuperación con el paso del tiempo (a fin de cuentas, a su padre Isshin le tuvo que pasar algo parecido).
  • Matsumoto muestra su vertiente más seria, aunque su papel al final haya sido decorativo.
  • Byakuya y Kenpachi se han cargado sin mayores problemas a Yammy, que desmerecía totalmente al resto de los Espada.
  • Momentazo Ichi-Ruki al final.
  • Aizen se mantiene con vida y recupera todo su estilo, pese a ser encerrado durante unos cuantos milenios.
  • Kubo ha hecho algunas de las mejores portadas de tomos de la serie, con Matsumoto, Gin y Aizen de protagonistas en este arco Deicide. La portada de Aizen te deja totalmente sin palabras.

Puntos en contra.

  • Los capítulos de Aizen en Karakura antes de la llegada de Ichigo podían haberse resumido en la mitad, o menos.
  • Demasiadas transformaciones de Aizen y nada de su bankai.
  • No me convencen en absoluto los motivos de la traición de Gin.
  • Ichigo Hollow ha perdido todo su carisma al aparecer lloriqueando, aunque estuviese fusionado con Zangetsu.
  • No ha muerto ni un solo personaje del bando de los buenos mientras que los Arrancar han sido masacrados.
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: