Skip to content

Bleach 407 / Lost Canvas 183 / Naruto 498

10 junio, 2010

Bleach 407. “Deicide 9”

¡Esto sí que me ha sorprendido! Después del capítulo anterior, pensé que la serie de los “Deicide” ya había acabado, pero nooooo… aquí viene el noveno, tan lento y con tan poca chicha como la mayor parte de los anteriores. Esta vez seré breve en la entrada al blog, pero también reconozco que hay poco que comentar respecto a este capítulo. Aizen y Gin llegan a la auténtica ciudad de Karakura, que se proponen destruir para poder acceder a la dimensión donde habita el Rey de la Sociedad de Almas, y para ello han recorrido el dangai, el abismo espacio-temporal que separa el mundo de los vivos de la Sociedad de Almas. Allí, Aizen ha destruido sin mover un solo dedo a la especie de tren limpiador que circulaba por allí cada siete días (ya es casualidad encontrárselo) y ha tenido lugar lo que para mí ha sido la escena más interesante de todo el capítulo. Aparte de las palabras filosóficas y grandilocuentes de Aizen, que lo convierten en un villano digno de ser recordado, se ha podido ver una actitud bastante extraña por parte de su subordinado, Gin Ichimaru, quien por primera vez desde que recuerde se ha mostrado dubitativo y no ha esbozado esa terrible sonrisa suya. ¿Por qué habrá sido? ¿Quizás por temor a que Aizen resultase herido al tratar de destruir aquella entidad tan particular? ¿O tal vez hay algo más? Ojalá en todo esto se escondiese el verdadero motivo de por qué estamos hablando de un “deicidio” (muerte de un dios)… sería un giro buenísimo, de los que necesita la serie.

Por otra parte, Isshin logra sacar a Ichigo de su melancolía (¿dónde está el Ichigo tan seguro de sí mismo de la Saga de la Sociedad de Almas?) y juntos entran en el dangai con el objetivo de detener a Aizen. Ni una sola mención a Unohana, que sigue campando a sus anchas por la falsa Karakura, ilesa y cuya contribución podría inclinar las tornas a favor de los “buenos”. Tampoco aparecen Urahara y Yoruichi, que deben estar tan heridos como Isshin, y de Matsumoto, ni la sombra, pese a habérsela visto corriendo en busca de Gin en un encuentro que no se ha producido. En el dangai, Tite Kubo se ha sacado de la manga un “truco” que no me acaba de convencer. Ya que la cosa que ha destruido Aizen no está para entorpecerles, pueden quedarse entrenando allí lo que necesiten sin que en el mundo de los vivos ni en la Sociedad de Almas transcurra el tiempo. Suena demasiado a Dragon Ball, pero ese particular homenaje puede pasar… lo que no me convence es que Isshin quiera enseñar a su hijo el Getsuga Tenshō definitivo. ¿Es que Ichigo no va a aprender nada más en toda la serie?

Valoración personal: 6 sobre 10.

Un Deicide más, y van 9!

Lost Canvas 183. “Como un Espectro”

Esta semana creo que se han portado mejor en el LC que en Bleach, en lo que a avance de la trama se refiere, pero tampoco ha sido para tirar cohetes. Prácticamente la totalidad del capítulo ha consistido en la despedida final de Valentine, quien acaba muriendo deseando con todo su corazón que su señor Radamanthys acabe algún día por darse cuenta de su honor como Espectro y que no se humille más ante Hades. Esa escena me ha parecido algo innecesaria, y podía haberse acortado un poco, pero ha habido algo que me ha llamado mucho la atención. Radamanthys parece haber tomado nota de las palabras de Valentine, aunque aparentemente haya sido para ridiculizarlas y cuestionarlas (algo que no me extraña, la verdad es que la forma de ver las cosas de Valentine no tenía ningún sentido… a fin de cuenta los Espectros son los siervos más leales de Hades). Pero no me acaba de convencer todo esto. Estoy convencido de que Rada recordará estas palabras tarde o temprano, y me temo que Pandora se está quedando con todas las papeletas para que su “perro” se rebele contra ella. Lo lamentaría bastante, pero es que se lo está buscando con tanto menosprecio hacia su subordinado!

Lo que más me ha gustado ha sido el final del capítulo, en el que -para sorpresa de todos- los dos grupos enemigos de Alone han llegado al mismo lugar. A muchos seguidores de la serie les ha sentado como una patada que Shiori, la autora del manga, haya malogrado el tradicional mecanismo de las 12 Casas para narrar la historia y literalmente el equipo de los buenos haya pasado de rositas por tres de los seis primeros templos (Mercurio, Marte y Júpiter), sin haber tenido que combatir con ningún guardián. A mí esto no me ha parecido mal, le da más dinamismo y permite que todo sea menos repetitivo. Eso sí, me ha sorprendido que al final Valentine fuese el guardián de Júpiter. ¡Menudo guardián más penoso! Menudo favor le ha hecho a Alone, sin haber pìsado siquiera su templo… Hasta Yōma, el supuesto guardián de Mercurio, hizo acto de aparición en su territorio. En cualquier caso, el final no ha podido ser mejor: ¿habrá pelea entre el equipo Sasha y el equipo Pandora, como piden a grito las viñetas? Si Pandora tuviese dos dedos de frente (cosa que empiezo a dudar) debería decirles cuanto antes a Sasha y Tenma todo lo que ha averiguado acerca de Alone, la única forma de que existiese una alianza temporal entre dos bandos tan distintos. Si esto llega a ocurrir, sería una de las mayores innovaciones del LC: ¡las fuerzas de Atenea y Hades, unidas contra un enemigo común!

Valoración personal: 7 sobre 10.

Los dos bandos, cara a cara!!

Naruto 498. “El pelo rojo de Mamá”

Ni yo mismo me puedo creer que esté comentando un capítulo de Naruto… teóricamente, habia dejado de lado esta serie después de los bandazos que había estado dando recientemente. ¡Y ahora estoy hablando de este manga que tantas decepciones me ha causado! No hay que estar muy bien informado sobre lo que está ocurriendo en ninguno de los tres grandes shonen, y al enterarme de que en Naruto había hecho su aparición Kushina, la prácticamente desconocida madre del protagonista, no he podido dejar de leer el capítulo. Vale que el dibujo es bastante mejorable y que Kishimoto es terrible para dibujar a las mujeres (siempre lo ha sido, de todas formas), pero he de quitarme el sombrero ante lo que nos ha presentado esta semana. Me ha gustado mucho la aparición de Kushina en el interior de Naruto -hay que ver la de gente que habita dentro del pobre muchacho-, la personalidad que se le ha dado tan parecida a la de su hijo y todo su trasfondo. Parece haber quedado claro que Kushina ha muerto (¿de parto, quizás?), pero el reencuentro con Naruto ha sido muy, muy bonito, y también su flashback con Minato. Desde luego, menuda familia más ambiciosa! Padre, madre e hijo deseando convertirse en Hokages. Ahora que Kushina le ha dado una bonita charla a su hijo, está claro que éste ha cogido las fuerzas necesarias para sojuzgar de forma definitiva al Kyuubi.
¿Por qué Naruto se convierte en una buena serie cuando no hay ningún Uchiha rondando por los alrededores?
Valoración personal: 8,5 sobre 10.
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: