Skip to content

¿Problemas en “El Hobbit”?

6 junio, 2010

Desde que me enteré, hace ya unos años (¿2, 3?) de la próxima adaptación de El Hobbit al cine, además por el mismo equipo que se encargó de El Señor de los Anillos, no pude sentirme más animado. He de reconocer que la película me llama algo menos que la basada en la trilogía, más que nada por el argumento y porque el libro en el que estaría basada me gusta, pero no al nivel del resto de las obras de Tolkien en la Tierra Media. Aun así, la idea de reencontrar a Gollum, ver a Bilbo y los Enanos, la ciudad del Lago, la Montaña Solitaria, el Bosque Negro y, sobre todo, al dragón Smaug no dejaba de emocionarme. Ni siquiera la noticia de que quedaban años para el estreno me desanimó del todo… total, a más tardar sería para el año 2010, ¿no? Sólo había que echarle paciencia.

Ya estamos a 2010 y el estreno de las películas (al final serán dos, algo que no sé muy bien cómo tomarme) ha sido pospuesto a diciembre de 2011 y 2012. Eso no es tan importante, a fin de cuentas: si he podido esperar unos añitos sin que me vaya la vida en ello, no me cuesta mucho seguir esperando y total, tampoco es algo en lo que me vaya la vida. Eso sí, me he llevado algunas decepciones por el camino. La más importante de todas, el hecho de que Christopher Lee ya esté demasiado mayor para poder viajar y sentirse cómodo en Nueva Zelanda. Esto significa que este maravilloso actor no dará vida a Saruman el Blanco (pese a sus deseos de mostrar cómo iba corrompiéndose hasta llegar a ser lo que se vio en El Señor de los Anillos), pero que probablemente tampoco pueda prestar su voz a Smaug, algo con lo que la película en versión original pierde enteros. Eso sí, también ha habido noticias buenas… los actores de Gandalf, Elrond y Gollum han expresado sus deseos de volver a participar en las películas. ¡Sólo espero que no se hagan esperar mucho, porque han pasado ya diez años desde El Señor de los Anillos, y se supone que los elfos no envejecen! Se rumoreaba que Aragorn y Legolas tendrían sus propios cameos también, pero ni éstos se han confirmado ni de verdad me interesan… Más me hubiera gustado ver al Concilio Blanco reunido que cualquier otra cosa en esa película.

El caso es que ha aparecido un nuevo obstáculo en el avance de esta película que puede afectar muy seriamente a la misma: el director, Guillermo del Toro, ha renunciado debido a problemas en la financiación y a que el proyecto se encuentre prácticamente varado. Esta noticia sí que ha caído (al menos sobre mí) como un jarro de agua fría, ya que si Peter Jackson no podía dirigir las películas, no se me ocurría mejor opción que la de este hombre, que hizo una auténtica obra de arte en El laberinto del Fauno y cuyo estilo quedaría tan fabulosamente bien en El Hobbit. Según dice Del Toro, los de MGM atraviesan una crisis tan profunda que no pueden permitirse de buenas a primeras el desembolso de los 300 millones de dólares que supondría, aproximadamente, la película y su secuela (pese a los beneficios seguros que obtendrían a cambio), y las cosas van mucho más lentas de lo que en un principio podría parecer. Como es lógico, un director de cine no puede estar de brazos cruzados más de dos años esperando a que le den noticias, y al final el hombre se ha cansado de esperar y ha renunciado, con todo el dolor de su (y nuestro) corazón. Ahora, habrá que elegir un sustituto que, me temo, no me gustará nada de nada… a no ser que sea el propio Peter Jackson, hipótesis que cobra fuerza. Desde luego, sería la única solución posible, porque por muy buenos que sean otros como Burton, Spielberg o cualquiera bien reconocido, sus toques personales harían que El Hobbit perdiese su esencia.

Pese a la desbandada de Del Toro, no se ha anunciado ningún nuevo retraso en la película, y se supone que los guiones estarán listos para finales de año, y podrá comenzarse a rodar muy poco después. No obstante, veo técnicamente imposible que la película esté listo para diciembre de 2011, sobre todo cuando Guillermo del Toro afirmó que se necesitarían dos veranos neozelandeses para poder rodar todas las escenas necesarias. Por ello, la película seguramente no estaría lista hasta mediados de 2012, y por razones de marketing y demás, habría que esperar a la temporada navideña para su estreno. En resumen, que seguramente haya que sumar un año en total para llegar a ver las películas: diciembre de 2012 para El Hobbit y diciembre de 2013 para la secuela, que se supone que servirá de puente entre ésta y El Señor de los Anillos (y me pregunto cómo lo harán, porque Hollywood no posee los derechos de escritos de Tolkien como El libro de los Cuentos Perdidos donde se narran algunos de los eventos que cubren ese espacio de tiempo). De cualquier manera… ¡toca seguir esperando! Eso es algo a lo que los fans de cualquier serie (cofcofsaintcofseiyacof) estamos acostumbrados… Sólo hay que cruzar los dedos y esperar que elijan a un buen director y que la espera merezca la pena. ¡Ojalá sea así!

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: