Skip to content

Bleach 406 / Lost Canvas 182

3 junio, 2010

Bleach 406. “Deicide 8 – end of crysalis age”

Por el título, parece que (por fin) la serie “Deicide” ha llegado a su fin. Sinceramente, nunca hubiera pensado que la esparadísima confrontación entre todos, absolutamente todos, los personajes más poderosos e interesantes de la serie llegase a hacérseme tan larga y desease un cambio cuanto antes. El final de esta saga está a la vuelta a la esquina, pero creo que sobra cualquier comparación entre los ocho “Deicide” y los diez “End of Hypnosis” que marcaron de una forma tan excelente el final de la Saga de la Sociedad de Almas.  Tite Kubo es único dibujando, pero no me gusta que le dedique tantas y tantas páginas enteras a mostrar una explosión, sin que se avance en la trama. Espero que esos detalles los mejore de cara a la nueva saga que va a comenzar en la segunda mitad de año, y en la que todos los seguidores de la serie centramos nuestras expectativas.

Este capítulo me ha parecido de los mejores “Deicide”, eso está claro. Y aunque las razones son muchas, las resumo básicamente en una: ¡por fin hay un cambio de escenario y un tímido desarrollo en la historia! Tras casi 100 capítulos en la falsa ciudad de Karakura, Aizen se ha cansado (y quién no) de esperar y ha decidido irse a la auténtica Karakura, a la Sociedad de Almas, dejando a sus espaldas decenas de personajes derrotados. Quizás las Fracciones fuesen creadas para que los Subcapitanes se luciesen en la historia, y los Espada de mayores puestos, en los que tantos centramos nuestras esperanzas, al final sólo sirviesen como excusa para mostrar el poder de los Capitanes de división… pero bueno, estos mismos Capitanes y lo que es más sorprendente, los Vizards, el Comandante General Yamamoto e incluso el “trío calavera” (Urahara, Yoruichi e Isshin) han servido de excusa para permitir que Aizen, el antagonista por excelencia de la serie, y el malo más glamouroso y ultrapoderoso de los manga actuales, demuestra que es eso, un dios.

Sinceramente, esperaba que el “trío calavera” hiciese más de lo que ha hecho, y también esperaba un reencuentro -por corto que fuese- entre Gin y Matsumoto, pero agradezco que Aizen y Gin se hayan marchado, y deseo fervientemente que cumplan cuanto antes sus propósitos y accedan a la Dimensión del Rey, donde sin duda aparecerán nuevos personajes que cubran el enorme vacío dejado por los Arrancar. Así que nada, espero con muchísimas ganas el próximo capítulo, y además agradezco profundamente a Tite que el nuevo look de Aizen (sospechosamente parecido a la última transformación de Ichigo… aquí hay algo que se nos escapa) sea mucho más agradable que el que le había puesto antes, que me recordaba a algo aún más “Lady Gaga” que la máscara de Tousen. Sólo por eso, agradecería un capítulo así!

Valoración personal: 8 sobre 10.

Aizen, más metrosexual que nunca

Aizen, más metrosexual que nunca

Lost Canvas 182.

Y para acabar el post de hoy, un breve análisis sobre el nuevo capítulo de mi otra gran serie semanal, el Lost Canvas. Realmente, parece que esta semana es la de los nuevos looks bishies de los malos, ya que tanto Aizen en Bleach como Radamanthys en LC han mostrado unos aspectos algo diferentes a los que nos tenían acostumbrados. El cambio de Rada no me ha gustado tanto, me he alegrado de ver que el personaje sigue siendo consecuente consgio mismo y sus ideales, y ha optado por ponerse literalmente a los pies de Pandora, como legítima líder de los Espectros en ausencia de Hades, en lugar de unir fuerzas con Alone. En un principio llegué a tener esa duda, pero viendo a Pandora tan segura de sí misma, y con tanto fanservice a su alrededor (que parece indicar que aún tiene cuerda para rato, ¡ojalá sea eso cierto!), no podía ni imaginarme que el último Juez del Inframundo en activo fuese un traidor a Hades. Y claro, de traidor nada, ni corto ni perezoso se ha mostrado leal a Pandora y ha atravesado de un puñetazo el pecho de su seundo a bordo, el espectro Valentine de Arpía, que por cierto no me ha quedado claro si era el Guardián del Templo de Júpiter o no.

No obstante, no todo son buenas noticias para mí en este capítulo. El pesado de Valentine no se da por vencido pese al agujero que le acaban de hacer, y en sus últimos estertores trata de darle algo de orgullo a Rada haciéndole ver lo “dominatrix” que es Pandora (como si no lo supiéramos ya), e incluso trata de atacar a esta mujer. En el próximo capítulo veremos en qué queda todo esto, pero supongo que una vez más Pandora se saldrá con la suya, Valentine la palmará y quedará consolidado por primera vez en el universo de Saint Seiya un tercer bando en una guerra santa. ¡Interesante! Aunque… no sé, no me ha dado muy buena espina alguna de las miradas de Radamanthys… sólo espero que no haga nada malo a Pandora antes de que ésta no haya desarrollado del todo su papel de feroz adversaria, tanto de Atenea como de Alone. Y de paso, viendo como va la cosa, que se siga quitando ropa y enseñando cacha… Parece mentira lo poco que se parece esta Pandora a la del manga original, y lo mucho que me gustan las dos!

Valoración personal: 8 sobre 10.

¡Otro metrosexual! Radamanthys, quién te ha visto y quién te ve

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: